CATEGORÍAS EN EL BLOG

CONTACTAR

Tras explicar en qué consiste el Sistema de Aislamiento Térmico por el Exterior SATE vamos a tratar en el blog otro de los sistemas más habituales: la ejecución de una fachada ventilada con aislamiento térmico.

Fachada ventilada con aislamiento térmico.

Rehabilitación de fachada

Cuando se nos plantea la necesidad de rehabilitar las fachadas de un edificio y además se quiere mejorar la eficiencia energética solemos plantear estas dos opciones:

– Sistema SATE
– Fachada ventilada con aislamiento

El sistema SATE consiste, de forma muy resumida, en forrar el edificio con planchas de aislamiento y aplicar un acabado que nos dará la apariencia final.

El acabado, para los que no lo conozcan, es similar a un monocapa o a un enfoscado: liso con cierta textura, en color a elegir y con un despiece a base de líneas verticales u horizontales que sirve para poder aplicar el acabado por paños.

Podéis ver una fachada que rehabilitamos hace poco junto a un edificio colindante de ladrillo sin rehabilitar:

Rehabilitación con aislamiento térmico por el exterior SATE.

Sin embargo una fachada ventilada, aunque incorporemos el mismo espesor y tipo de aislamiento, nos aportará un acabado completamente distinto, pudiendo optar por paneles composite, cerámicos, múltiples despieces, etc.

Fachada ventilada con aislamiento térmico.

Fachada ventilada con aislamiento

Si en la rehabilitación de nuestro edificio optamos por una fachada ventilada vamos a conseguir, además de solucionar los posibles problemas que tuviera el revestimiento, mejorar el confort y la eficiencia energética gracias al aislamiento.

La principal diferencia con respecto al SATE desde un punto de vista funcional es que la fachada ventilada deja una cámara de aire entre el revestimiento y el aislamiento. En esta cámara, por el calentamiento del aire entre el acabado y el aislamiento, se produce un efecto «chimenea» que genera una ventilación constante que evacua el vapor de agua.

Por otra parte desde un punto de vista estético este sistema abre la puerta a modernizar sustancialmente la imagen de nuestro edificio.

Como ejemplo de la instalación de la fachada ventilada os dejamos una ilustración de Rockwool, un fabricante con el que hemos trabajado recientemente:

Fachada ventilada con aislamiento térmico.

El sistema de fachada ventilada consiste en la colocación de una serie angulares y perfiles metálicos sujetos mecánicamente a la fachada o soporte original, entre los cuales se colocan planchas de material aislante como poliestireno EPS / XPS, lana mineral de roca, vidrio… podéis leer más en el blog sobre los tipos de aislamiento!

Posteriormente se colocan las piezas de acabado, que pueden ser por ejemplo paneles composite, placas cerámicas, con unión machihembrada, de cuelgue, remachada, etc.

Los puntos fuertes del sistema son los siguientes:

  • Al revestir de forma continua las fachadas se minimizan los puntos de entrada de frío en esquinas, pilares, cantos de forjado, etc.
  • Con espesores elegidos en función de la eficiencia energética lo primero que notaremos es que habrá que poner menos la calefacción y el aire acondicionado para estar a la misma temperatura que antes.
  • El aumento de la eficiencia energética supone un importante ahorro mensual.
  • Moderniza la imagen de nuestro edificio con múltiples acabados.

Como siempre recordaros que estamos a vuestra disposición a través del formulario de contacto, el correo rt@rtarquitectura.com y en nuestras páginas de facebook, twitter e instagram, donde cada día enlazamos información sobre arquitectura y rehabilitación de edificios…

Síguenos en…

Leave A Comment