Últimamente se nos han acumulado algunas consultas en el correo, así que vamos a aprovechar estos días para ir contestándolas. En este caso Paco, vecino de un edificio del centro de Madrid, nos envió una duda sobre unas humedades que viene observando en la parte baja de los muros, donde según nos indica no pasa ninguna conducción de agua…

«Tenemos en la finca unas manchas de humedad en la parte baja de los muros, pero en esa zona creo que no pasa ninguna conducción de agua ni hay ninguna bajante, así que no sé de dónde pueden venir. Si podéis darme alguna indicación os lo agradezco. Saludos.»

Bueno, lo primero es decirte que por la posición del muro en el que nos comentas que han aparecido las humedades (planta baja, sin planta sótano) y por la ausencia de conducciones de agua… parecen ser humedades por capilaridad.

Este tipo de humedades es de las más frecuentes, junto con las de filtración directa, y se dan tanto edificios antiguos (como es vuestro caso) como en nuevos.

Las humedades por capilaridad aparecen siempre en las partes bajas de muros y tabiques de sótano o planta baja, cerca del terreno o de una zona con presencia de agua, y se deben al fenómeno físico de la capilaridad.

Qué es la capilaridad

La capilaridad es una propiedad de los líquidos que les permite alcanzar cierta altura cuando están en el interior de tubos o conductos de pequeño diámetro (poros). Al final, y pensando en lo que nos importa, es un problema de cierta complejidad que crea a su vez otros problemas de salubridad y durabilidad (abombamientos en la pintura, desprendimientos del enfoscado e incluso daños estructurales) en los elementos constructivos.

Cómo identificar las humedades por capilaridad

La humedad, presente en el terreno (o en una zona inundada) asciende por capilaridad por muros y tabiques hasta una cierta altura, igual que sucede en una esponja. La altura que alcanza depende de varios factores (porosidad del material, evaporación y la propia humedad). Así pues es muy normal encontrar muros con humedad en los primeros 60 o 70 cm.

Humedades por capilaridad.

Estos muros están, literalmente, empapados de agua hasta esa altura… y claro, también los elementos que pueda haber en la zona (como cables, conducciones o pilares). Al exterior lo que vemos suelen ser manchas oscuras y cercos perimetrales blanquecinos (sales de cristalización).

Humedades por capilaridad.

En general, las humedades por capilaridad aumentan en los meses de lluvias (hay una mayor presencia de agua y una menor evaporación) e incrementan su altura si la pared no transpira (por ejemplo, tras aplicar un revestimiento impermeable para intentar eliminarlas).

Cómo solucionarlas…

Para darte una visión lo más amplia posible de las técnicas existentes para solucionar las humedades por capilaridad (lo mejor, siempre, es que se hayan previsto en la construcción y no lleguen a aparecer, claro!) comentaremos cada una brevemente…

Barreras físicas:

Se usan principalmente en muros de ladrillo, y consiste en realizar un corte transversal del muro con maquinaria especializada e insertar una lámina impermeable, de tal forma que el agua no pueda pasar del nivel en que se haya colocado la lámina.

Este método es el usual en edificios de nueva construcción, para prevenir el problema, pero en edificios antiguos requiere realizar bastante obra… con lo inconvenientes típicos.

Barreras químicas:

Una barrera química se forma impregnando el interior del muro con productos repelentes a la ascensión del agua pero permeables al vapor. Normalmente son compuestos siliconados disueltos en agua. Este método es válido, pero debe asegurarse la impermeabilización total del muro, ya que si falla en algún punto se acusará la presencia de humedad en mayor medida.

Barreras eléctricas:

Este método se basa en el uso de dispositivos electrónicos que emiten una señal eléctrica que anula el campo electroestático del muro (lo carga positivamente) invirtiendo la polaridad y haciendo que la humedad no pueda ascender por los capilares.

Lo mejor de este sistema es que no se necesita realizar obra ya que se instala de forma rápida y sencilla, y además actúa sobre otras superficies como los pavimentos.

Lo que habría que hacer una vez eliminada la humedad por capilaridad es, como en el resto de los casos, sanear los materiales o acabados afectados, usando siempre morteros y pinturas transpirables.

Higroconvectores:

Este método se basa en introducir en el muro una serie de tubos de plástico o cerámicos donde, interiormente, se crea un flujo de aire. Este aire sale al exterior cargado con la humedad interna del muro, manteniéndolo seco.

En el siguiente enlace (es un producto comercial) podéis encontrar más información: knapen higroconvectores…

Seguro que ahora tenéis un poco más claro el tema de las humedades por capilaridad, así que esperamos que cuando arregléis el problema nos contéis por qué solución os decidís y qué tal ha quedado!

Como siempre recordaros que estamos a vuestra disposición a través del formulario de contacto, el correo rt@rtarquitectura.com y en nuestras páginas de facebook, twitter e instagram, donde cada día enlazamos información sobre la ITE, su normativa específica y la rehabilitación de edificios… os esperamos!

Otros artículos relacionados:

Humedades en los edificios, todo lo que debes saber

Humedad en el garaje, tipos y soluciones

Humedad en el sótano y planta baja

Humedades de condensación, qué son y cómo solucionarlas

Otras páginas relacionadas:

RT arquitectura – Inspección Técnica de Edificios ITE

Síguenos en…